Alzheimer

Cuando tienes un ser querido padeciendo esta enfermedad te puede pasar como a mi… que no sabes que decir, no sabes como describirlo, no sabes por donde cogerlo, no sabes como ayudar…

Mi abuela comenzó a los setenta años, de salud estaba perfectamente pero la cabeza empezaba a fallarla, ahí comienza un gran momento de confusión, no sabes si es casualidad, si es cierto estrés del momento, donde acudir, etc. Hasta que la enfermedad se detecta pasa un tiempo y aceptarla es muy difícil. Y eso que a nosotros nos lo puso fácil: ella era consciente y lo sufría en silencio ya que, como decimos en mi casa, siempre ha sido muy buenina.

Las asociaciones hacen mucho por los enfermos y sobre todo por sus cuidadores y familiares, que al fin y al cabo lo padecen todos juntos. Y junto con las residencias pueden ayudarles con actividades como pintar, teatro, juegos, deportes, etc., además de asesorar.

abuela_ojos

Me vienen a la cabeza varias cosas que aunque son ideas desordenadas quizás puedan resumir mucho de la situación.

  • No hay vez que no esté con ella que no piense qué pensará, porque estoy convencida de que su mente funciona a veces, aunque sea durante milésimas de segundo. Y es que alguna vez te mira de esa manera que te lo está diciendo…
  • Mi abuelo decía con lágrimas en los ojos: está muerta en vida, y aunque es una frase muy dura no le faltaba razón.
  • Una queja muy común de los familiares es que se sienten solos. Si, es cierto, vas a visitar a tu amiga de toda la vida y ni te reconoce y eso hace que cueste mucho volver… pero recuerda, tú, por suerte, la sigues conociendo.
  • Y para finalizar (porque me voy poniendo triste por momentos), me quedo con esta entrevista al doctor Ramón Cacabelos que habla de que la vacuna contra esta enfermedad está cerca.

 

¡Felicidades abuela!

Anuncios

4 pensamientos en “Alzheimer

  1. Es difícil comentar algo con lágrimas en los ojos cuando este post ya lo ha dicho todo… Solo un pequeño recuerdo a compartir de cuándo la enfermedad empezó a ser clara:

    Él había perdido bastante visión, pero era capaz de recordar cualquier detalle vivido, cualquier fecha señalada, cualquier persona que hubiera conocido en el pasado. Ella con una salud inmejorable, estaba perdiendo su memoria, por eso se mantenía cada vez más callada, no quería meter la pata con lo que pudiera decir o hacer. Por eso, cuando paseaban de la mano, si ella reconocía a alguien a lo lejos, aunque no supiera quién era, le apretaba la mano a él y así él atento cuando se aproximaba el encuentro podría saludar y finalmente reconocer a cualquier vecino, amigo o familiar.

    La enfermedad siempre fue más llevadera cuando estaba él, ya que él siempre intentó completar las carencias de ella.

    Tristes recuerdos que no borran los bonitos e infinitos momentos que he disfrutado con mis abuelos.

    ¡Felicidades abuela!

  2. El alzheimer es muy duro,yo he sido voluntaria de AFABUR hasta hace poco y no concibo una enfermedad más dura emocionalmente hablando claro esta para los familiares y amigos,besotes y hay que quedarse con esas milesimas de segundo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s